Opinió. Reuniones informativas de Copal. Liquidaciones Residuales

Antonio Cuixeres.

El pasado día 9 de noviembre en la SALA REX de Algemesí tuvo lugar la Asamblea General de la OPC de la Cooperativa Agrícola S.C.J. La Asamblea tenía por objeto la aprobación de la liquidación definitiva de los precios de la Sección Citrícola y de Frutas y Hortalizas de la campaña 2016/2017.

En la misma se aprobó una liquidación definitiva de 0,004 euros por kg. De fruta de las variedades seleccionadas por kg. Comercial aprobado.

Es importante repasar algunos de los puntos que a mi entender resultan mejorables:

1º/Respecto de la presentación de la información:

Se presentaron los datos en formato distinto al que se presentaban con anterioridad. Hasta la fecha se presentaba la información especificando los ingresos por variedades y los gastos agrupados por conceptos y se ha pasado a mostrarlo en formato del PGC, que si bien gozara de los beneficios de los técnicos causa grandes problemas de comprensión a los socios aportacioncitas de la sociedad. Ello les fue comentado a la Mesa y se le contesto que era una imposición de normativa, aunque al tratarse de una sesión de ámbito información y control, hay que manifestar que la información presentada carece, pese al formato nuevo, del detalle que permita a los socios sancionar la actuación del Consejo y de su dirección General.

Por tanto, se puede tener la información en formato PGC entendible por los “técnicos” pero se ha de facilitar la misma información que se facilitaba con anterioridad que permite a los no legos en materias contables poder ejercer su control como verdaderos propietarios de la entidad. Por ejemplo, los ingresos por variedades, los precios medios por variedad, la comparación con los datos del ejercicio precedente, la comparación con los datos medios del sector, etc… Así como cualesquiera otros que son más fácil entendibles por los socios y no la mera lectura de los datos del Balance de Situación y Cuenta de pérdidas y Ganancias.

2º/ Respecto del fondo de la cuestión: los precios en sí.

Teniendo en cuenta que la información no fue aportada en la Asamblea de forma individualizada por variedades, sino conjunta, la celebración de la referida Asamblea más parece un plebiscito a los miembros del consejo rector y a la Gerencia que una sesión informativa.

Se informa para cumplir la papeleta de que ahora se informa más que antes ( es eso imposición del grupo de presión, Lobby, que existe en el Consejo rector?), pero lo cierto es que se informa menos que antes y que impide poder decidir la bondad de la gestión del Consejo y de la gerencia. Puede que el Lobby tenga la información, pero no la comparte más que a cuentagotas, incumpliendo, a mi entender su compromiso ofrecido a la hora de las elecciones.

Entrando en materia, cuesta de entender el enfoque del Consejo y de la Gerencia de focalizar la totalidad de los problemas al aportacioncita y excusar los malos precios obtenidos en la campaña en el tamaño de la campaña y los fenómenos meteorológicos. Como bien aporto un socio en su intervención, el comercio privado paga mejor, con los mismos problemas que causan la baja retribución en la Cooperativa. Por no hablar del principal comercio local, pero de ámbito privado, que siempre obsequia a los productores con mejores precios que la Copal y con los mismos dificultades.

Por tanto, no parece que sea ese el motivo de las bajas liquidaciones, sino la deficiente orientación de la Copal a la comercialización de los productos. Parece, como decía un socios, que los comercios saben defender mejor el precio que la Copal. Y digo esto porque con la gran cantidad de mercados a los que no informan que tiene acceso la Copal y a la multitud de canales de venta, no exista una mejor valoración en las liquidaciones. Ah… se me olvidaba será que los productores lo hacemos mal.

Pues bien, ya hay que dejar de mantener una posición derrotista y conformista y cambiar el rumbo de la dirección para orientar la Copal a obtener mejores liquidaciones para los socios en base a una mejor comercialización. Tendremos que exigir más a la cúpula directiva, tanto la parte social como la parte técnica y “apretarles un poquito” a ver si se ponen las pilas.

No solo hablemos en la Asambleas de la parte productiva, hemos de hablar y con criterio e información, de la parte comercial, la gran ignorada en las mismas.

Es necesario que apliquemos lo dispuesto en la Ley de Cooperativas respecto de las liquidaciones a los aportacioncitas, de que los precios de liquidación provisional serán los precios medios de mercado y los definitivos los resultantes de la liquidación. Con este método los aportacioncitas nos garantizamos que el Consejo y la gerencia se aprieten en la comercialización de la fruta, abandonando el acomodamiento que produce la tristemente llamada” liquidación a resultas” al socio. Si ello se hiciese así, posiblemente se les podría controlar el resultado de la gestión de los órganos directivos.

Por tanto, dado que en la actualidad hemos pasado a una gerencia profesional, creo de razón la exigencia al Consejo rector la aplicación de la Ley, no solo para dar la información en formato incomprensible para el socio, sino también en las liquidaciones a los socios al valor medio del mercado. Ello podría ocasionar ser medida de presión al Consejo dado que pudiera reflejar el resultado de su gestión diese origen a perdidas, en vez de trasladar siempre las mismas a los socios a través del mal llamado “liquidación a resultas”. El referido sistema se ha demostrado ser malicioso para con los socios, como prueba que el precio así liquidado por la Copal es el adoptado por el principal comercio local y seguro que si no obtuviese benéficios no lo aplicaría, al tratarse una entidad privada no cooperativa.

Conclusiones:

Sería muy poco gratificante si no se terminase este artículo con unas conclusiones y propuesta de solución. Y ahí van:

-Respecto de la información: bien que se presente en formato generalmente aceptado por los técnicos, pero que ello no hurte información comprensible y detallada a los socios para que puedan ejercer el control supremo sobre el Consejo Rector. No sea que al final se conviertan las Asambleas en una mera lectura de datos técnicos que son comprensibles por los técnicos pero impiden la función principal: control al Consejo por los socios aportacioncitas.

-Respecto de las materias en sí:

Dejar de focalizar los problemas en la parte productiva y orientarlos a la parte comercial, manteniendo los estándares de calidad productiva. Hablemos de mercados con buen precio y mercados con mal precio, hablemos de orientación de la producción a las necesidades del mercado, hablemos de canales de venta rentables o deficitarios, hablemos de control de costes de trasformación , que no siempre pague el socio aportacionista con la maldad de la liquidación a resultas” per al llaurador lo que quede despres de cobrar els demes”. Este sistema es tan obsoleto como la forma de presentación de la información que se ha cambiado en aras de la supuesta obligación legal, pero no lo duden, con este sistema, la liquidación a resultas, nunca habrán perdidas en la Copal pues las mismas se reparten a los socios aportacioncitas, mientras que los otros factores que intervienen en la transformación van siempre a valor de mercado.