El ayuntamiento de Algemesí oculta la visita de la ministra de agricultura.
Ayer martes visitó Algemesí la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para comprobar el estado de las obras de modernización del regadío del término municipal, para lo que el Estado invertirá 50 millones de euros. Pero ni el Partido Popular ni el resto de la oposición tuvo constancia oficial.
Además de la ministra, al acto también asistieron el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, la consellera de Agricultura, la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Júcar y el presidente de la Acequia Real del Júcar, entre otros.
Un desplante institucional al que sólo asistió Toni García, concejal de Agricultura, pero en calidad de miembro de Caixa Rural. El Partido Popular lamenta profundamente que el Ayuntamiento de Algemesí haya dado esta mala imagen que no representa en absoluto al conjunto de la corporación municipal.
Desconocemos los motivos por los que el acto no ha contado con ningún tipo de implicación municipal por parte del Ayuntamiento ni por qué no se ha convocado a todos los miembros de la corporación, como sí han hecho cuando nos visita un conseller o el presidente de la Diputación, pero desde luego demuestra la forma de funcionar del equipo de gobierno.
No es excusa que la alcaldesa esté de viaje oficial en Burkina Faso, ya que la alcaldía está delegada en Pere Blanco. Aunque tal vez no hayan querido que se notase su ausencia.
Suponemos que al equipo de gobierno no le ha gustado que una ministra del PP venga a visitar unas obras que cuentan con una inversión estatal de 50 millones de euros. Con la ocultación del acto oficial y la nula difusión de la importante noticia en los medios de comunicación locales, tal vez el equipo de gobierno quiera seguir utilizando el argumento de que “el Estado nos maltrata”.
Lo sucedido ayer fue todo lo contrario a cuando el presidente socialista de la Diputación vino a visitar obras de adaptación de bordillos. A pesar de la humilde inversión, el Partido Popular acudió a la visita, porque ante todo está el respeto a las instituciones, cosa que ninguno de los 9 concejales del equipo de gobierno conoce.
Mientras tanto Marc Vendrell, responsable de Protocolo y Comunicación, sigue haciendo méritos para confirmar que su retirada de la dedicación exclusiva en el pasado pleno está más que justificada.