3ª de feria.- Oreja para Contreras, interesantes pasajes de Marín, voluntad de Peñaranda y disposición de Julien. Se lidiaron erales de Los Chopes, con dos buenos ejemplares.

carlos bueno agencia prensa2

Carlos Bueno

No acabó la tarde como se presagiaba. Los festejos dedicados a alumnos de escuelas taurinas suelen ser triunfales en Algemesí, donde tradicionalmente se premia de forma especial la disposición de los chavales. Pero en esta ocasión las buenas intenciones de los novilleretes no fueron suficientes para que se produjese el éxito.

Se lidió una novillada de Los Chospes de correcta presentación de la que saltaron a la arena dos buenos ejemplares, los sorteados en primer y segundo lugar. De embestida descompuesta resultó el tercero, mientras que el último se puso reservón y sacó complicaciones.

Sólo tocó pelo Alejandro Contreras después de llevar a cabo una faena bien estructurada que resultó tan variada y vistosa como templada y ligada. Quizá con mayor ajuste el premio hubiese sido mayor.

No estuvo tan templado ni consiguió ligar los muletazos como era su propósito Alejandro Peñaranda, que protagonizó una labor larga que no acabó de tomar vuelo.

Toreo de buen gusto e interesante concepto el de Joan Marín, que por momentos intentó imprimir sentimiento a cuanto hacía, pero su antagonista tuvo una embestida rebrincada e impidió que su quehacer cogiese ritmo. Con el estoque no lo vio claro. Ilusiona volver a ver su naturalidad y sentido del temple.

Nino Julien fue todo voluntad pero no acertó con los terrenos donde plantarle cara a su enemigo. Demasiado pegado a tablas, el de Los Chospes se defendió con incómoda violencia, y el francés optó por abreviar después de justificarse.

 

Ficha del festejo:

23 de septiembre de 2019, 3ª de la “Semana de Toros” de Algemesí (Valencia). Casi lleno. Cuatro erales de Los Chospes. Buenos 1º y 2º, deslucido el 3º y complicado el 4º.

Alejandro Contreras (de la Escuela de Valencia): oreja.

Alejandro Peñaranda (de la Escuela de Albacete): silencio tras aviso.

Joan Marín (de la Escuela de Valencia): silencio tras dos avisos.

Nino Julien (de la Escuela de Nimes): silencio.