Opinions enfrontades

jesús asensi

Jesús Asensi

 

 

INMERSIÓN EN EL OLVIDO

 

Un servidor aprendió a nadar en la piscina municipal del pueblo, en uno de esos cursillos de verano donde multitud de niños disfrutaban del baño bajo un sol sofocante. Años más tarde, también se sumergió en sus aguas tratando de conseguir una medalla en las Olimpiadas escolares. Y de vez en cuando, muy de vez en cuando, iba con su mujer a darse un chapuzón, comer un bocata sentado en el césped y leer la prensa o un buen libro. Y en ese transcurso de los años fue apreciando el deterioro de las instalaciones y la desbandada de los usuarios que buscaron otras piscinas con ambiente. No digo con mejor ambiente, sino con algo de vida, de movimiento, pues la piscina municipal de Algemesí dejó de existir para sus ciudadanos hace ya algunos años.

Y es que el cierre de la piscina municipal, sita en el Raval, es una muestra más del abandono que sufre este barrio de la periferia. Este año, y por vez primera, tampoco se pudo celebrar la procesión de San José Obrero que recorría todas sus calles. La parroquia, donde antaño se celebraba una misa diaria, ya sólo abre sus puertas los sábados por la tarde. Y la causa es la misma: ya nadie acude al toque de las campanas ni siente curiosidad alguna de asomarse a la calle cuando pasa la procesión. Y al igual que pasa con la piscina, la población de Algemesí se ha buscado otras parroquias y otras procesiones. Para tomar el baño, ir a misa o a una procesión, no hace falta desplazarse al barrio del Raval.

Por eso no podemos exigir la reapertura de esta piscina. Más aún, no tenemos derecho a ello. ¿Alguien se cree que vamos a acudir en masa a sumergirnos en sus aguas si se restaura de nuevo? Si en el pasado no lo hicimos, ahora que el barrio es aún más marginal, mucho menos. Si los habitantes del Raval no van a hacer uso de esta piscina, no vale la pena gastarse un euro en ella. Y este sería otro tema a tratar: ¿qué podemos hacer para que sus habitantes se integren en la vida social, cultural y religiosa de Algemesí?

sicto ferrero la veu d'algemesí periòdic independent periodico

Sixto Ferrero

 

 

FA UNA PISCINA?

 

Amb la canícula i la feina, aquest estiu he recordat una de les propostes més cridaneres que mai s’han escoltat a aquest poble en els últims anys. Em vingué al cap la idea d’un regidor de voler convertir l’antic escorxador en una platja. Volia fer-la ni més ni menys que com la de París. Redéu, si París té platja artificial al riu Sena, per què no l’anava a poder tindre Algemesí a l’escorxador? Supose que aquella idea que mai ningú va prendre per seriosa, no era tan descabellada. Algemesí aleshores comptava amb una piscina coberta, amb grans instal·lacions que mai ningú pensava farien fallida, i una piscina descoberta municipal que, tot i que cada any sempre rondinejava la incertesa de si s’obriria o no, acabava per obrir-se per aclamació popular.

Ara la piscina municipal no s’obri. No serveix, ni compleix les normes. Els qui ens hi quedem, ens hem buscat la vida. Ens han acollit molt bé arreu dels pobles veïns que sí tenen piscina municipal. I, més enllà de tindre’n, destaca en quin estat les tenen.En tenen, les mantenen bé i damunt la gent va.

No pretenc demanar una piscina hui, ni que traïsquen cap promesa electoral sobre no fer construccions de gran envergadura, ni que facen vella política prometent, sinó consultant, analitzant i escoltant. El vot racional no pot tindre una piscina com a «condito sine qua non». Allò que sí podem demanar és que aprofiten el temps. D’això sí en tenen. Seria bo que aprofitaren el temps en fer les coses bé, en projectar unes bones instal·lacions i en pensar com justificar on es construirà perquè això, el lloc, portarà més d’un comunicat.

Potser no caldrà una piscina amb el glamur de les platges parisenques junt al Sena, però, calen unes instal·lacions a un poble on els xiquets aquest estiu nadaven a la font de la Calandria.